mordida-oclusion-dental

La mordida y su relación con el control del equilibrio y la postura

La oclusión dental, conocida como mordida, es el contacto entre los dientes superiores e inferiores al cerrar la boca y éstos pueden encontrarse perfectamente alineados o presentar alteraciones a distintos niveles.

Hoy la Doctora Lara García nos cuenta su opinión sobre la mordida y su relación con el control del equilibrio y la postura.

La mordida

Desde hace unos años, existe un creciente interés médico en corregir la mordida imperfecta. Ese contacto imperfecto que puede evitar la aparición de problemas como dolor mandibular y articular o un apiñamiento dental.

Un nuevo estudio realizado por investigadores españoles de la Universidad de Barcelona concluye que la oclusión dental se relaciona, además, con el control de la postura y el equilibrio.

Esta relación tiene su explicación. El control de la postura viene dado por diferentes factores, uno de ellos es la influencia entre el nervio trigémino (responsable de la función masticadora) y el núcleo vestibular que se encarga del control del equilibrio. También entre los músculos masticarios y cervicales.

mordida-oclusion-dental

Los investigadores han observado una relación entre una mordida imperfecta y el control de la postura, que se incrementa cuando la persona sufre inestabilidad o está en condiciones de fatiga, es decir, más cansada. Estas investigaciones demostraron que corrigiendo la maloclusión del paciente llevando la posición mandibular a un punto neutro, se mejora el control postural tanto en equilibrio estático como en dinámico.

La mordida en los deportistas

Este hallazgo puede ser de gran ayuda para la corrección de la postura de las personas, especialmente la de algunos grupos concretos como los deportistas. En este caso, la relación puede influir tanto en el rendimiento final como en la prevención de lesiones tales como esguinces, torceduras y fracturas, causadas por la inestabilidad corporal a medida que aumenta la fatiga y disminuye la capacidad de control motor.

En opinión de los autores del estudio, corregir la oclusión dental beneficiaría el control de la postura, evitando así posibles caídas o desequilibrios debido a una falta de reacción del sistema motor.

Cada vez existe más conciencia de la importancia de corregir el mal contacto de los dientes para reducir la aparición de problemas asociados. Si necesitas ayuda de profesionales, puedes visitar a tu dentista para que te realice las pruebas necesarias hasta conseguir tu equilibrio.

En Clínica Corbal queremos ayudarte. Puedes pedir tu cita y analizaremos tu mordida y realizaremos todos los pasos necesarios para conseguir ese tan ansiado equilibrio.